Relación entre crecimiento, desarrollo y consumo energético

Comparte con tus amigos...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Lo primero que tenemos que tener claro es: que la energía es lo que hace que las cosas ocurran. Sobre todo es necesario comprender que la energía útil que podemos aprovechar para hacer que las cosas ocurran es una pequeña porción, llamada exergía, de los procesos de transformación de la energía. Te recomiendo leer ¿Qué es la energía? para más detalles interesantes.

Por tanto, cuando hablamos de consumir energía nos referimos a la posibilidad de aprovechar la exergía generada en algún proceso, para hacer que las cosas ocurran. Si algo ocurre es porque se consumió exergía, y si no se consume exergía simplemente no ocurre nada. Es una regla simple de este universo.

Ahora hablemos de crecimiento; por definición el crecimiento es el aumento de la cantidad, tamaño, e intensidad de una cosa. Es una definición simple que todos podemos entender. Lo importante de esta definición es que nos indica claramente que algo está ocurriendo, y si algo está ocurriendo es porque hay energía, o mejor dicho hay un consumo de energía, sino, nada ocurriría. El crecimiento implica necesariamente consumir energía por definición.

planta eléctrica de carbón
Planta de producción de electricidad en base a carbón

Tomemos como ejemplo una simple célula de nuestro cuerpo. La célula de por sí ya está realizando ciertos procesos internos propios de su funcionamiento, que necesariamente requieren del consumo de energía. Si la célula no crece, es decir si se mantiene su tamaño constante, simplemente mantendrá un consumo constante de energía para su actual funcionamiento interno. Si la célula está creciendo entonces su consumo energético debe aumentar proporcionalmente a su crecimiento. El crecimiento puede entenderse por ejemplo como simplemente que la célula se hace más grande, para lo cual va a requerir más energía para transportar las sustancias de sus procesos a mayores distancias. A medida que se va haciendo más grande el consumo energético requerido será mayor. También podríamos asumir que el crecimiento es por multiplicación celular. En este caso tenemos una célula que hace mitosis y aparecen dos células. Evidentemente el consumo energético aumentará al doble. Esta es una regla básica que sigue cualquier proceso en este universo: el crecimiento implica aumento del consumo de energía. Si se quiere crecer es necesario aumentar el consumo de energía.

Todo proceso de crecimiento, en principio debe conducir al desarrollo. ¿Qué es el desarrollo? El desarrollo es el aumento de funciones o complejidad de un sistema producto de su crecimiento. Es decir, un sistema se desarrolla si aparecen nuevas funciones o asociaciones como producto del crecimiento.

Un ejemplo más cotidiano de la relación entre crecimiento, desarrollo y consumo energético podría ser dentro de una pequeña población donde tomemos como referencia una actividad o negocio cualquiera. Tomemos el caso de una panadería. Supongamos que en una población de unos mil habitantes un panadero produce unos cincuenta panes diarios para la venta. Esta cantidad de panes requiere un consumo constante de energía para mantener la producción. En este caso asumimos que el panadero vende todos sus productos en su mismo local. El panadero puede decidir iniciar un proceso de crecimiento de su negocio, para lo cual decide duplicar la cantidad de panes que produce. Evidentemente requerirá más energía para producir esos 100 panes diarios, y no sólo es el aumento producto de la fabricación de los panes en si mismo, sino que requerirá más materia prima que consumirá más energía en el transporte para llegar a su local. Cada crecimiento implica mayor consumo de energía. Pero el panadero no se detiene allí, y quiere abastecer a toda la población con sus panes. Ahora comenzará a producir unos mil panes diarios, que requerirán mayor cantidad de materia, más energía para la producción de los panes, pero ahora hay un elemento adicional; ahora debe distribuir los panes por toda la población. La distribución que es una función nueva también consume energía adicional a la producción de los panes, y probablemente será aún más complejo porque de repente requerirá nuevos locales para centralizar la distribución, y tal vez equipos para la conservación, etc. Cuando todo esto ocurre decimos que el negocio se ha desarrollado. Es decir, se incrementó la producción y este crecimiento creó nuevas funciones o complejidades propias de un sistema que se desarrolla.

Esto es lo que ocurre para cualquier sistema que esté en crecimiento y desarrollo, que su consumo energético crece constantemente. Si no hubiese tenido la energía disponible para su consumo no hubiese sido posible ningún crecimiento, y mucho menos desarrollo. Otra característica de la relación entre crecimiento, desarrollo y consumo energético es que entre más intenso sea el crecimiento y desarrollo, mayor es la aceleración del consumo de energía. Esto quiere decir que si se crece de 1 a 10 paulatinamente se consumirán por ejemplo 10 unidades de energía, pero si se crece de 1 a 10 en la mitad del tiempo entoces el consumo podría ser de unas 20 a 25 unidades de energía. Esto es clave en todos los procesos que se dan en este universo.

Si ahora extrapolamos esta idea a un país o nación, la única conclusión posible es que para crecer y desarrollarse es necesario aumentar de manera constante el consumo de energía. De allí que la prioridad en muchos países es la producción y control de las fuentes de energía.

Analicemos por ejemplo el caso de los Estados Unidos de Norteamérica. Este país es la primera potencia del planeta y tiene el control de la mayorías de los procesos productivos y de desarrollo conocidos. Y uno se pregunta ¿es que son más inteligentes? ¿más hábiles que el resto de los seres humanos? Pero las respuestas son mucho más simples de lo que uno cree. Estados Unidos consume el 25% de toda la energía que se genera en este planeta. Eso implica que una de cada cuatro cosas que ocurren en este planeta, ocurre en los Estados Unidos de Norteamérica. Para mantener el crecimiento y desarrollo de los Estados Unidos, ellos necesitan incrementar anualmente su consumo energético, de allí que su prioridad sea mantener el control de la mayor cantidad posible de fuentes de energía que garanticen su seguridad energética en el mediano plazo.

Los países desarrollados son voraces consumidores de energía, porque han aprendido de la ciencia que el consumo energético no se debe demonizar ya que es la clave para el crecimiento, desarrollo y bienestar social.

llama de gas natural
El gas natural es una fuente principal de energía en el planeta

Por supuesto, el consumo intensivo de energía de las últimas décadas ha planteado una interrogante sobre la sostenibilidad de la civiliazación humana con los patrones actuales de consumo. Sobre todo, con la globalización del conocimiento que ha impulsado a todos los países en una carrera por el crecimiento y desarrollo, es decir, una carrera para aumentar sus consumos energéticos. Este siglo marca una diferencia esencial en la sustentabilidad; ya no sólo serán un veintena de países desarrollados que consumirán grandes cantidades de energía, sino que prácticamente todos los países del planeta quieren tener la posibiliad de crecer y desarrollarse, con lo cual el consumo de energía se torna aparentemente insostenibles para los ecosistemas del planeta. Todo país que domina la ciencia aplica la regla fundamental para su crecimiento y desarrollo: Aumentar su consumo energético.[bctt tweet=” el consumo energético no se debe demonizar ya que es la clave para el bienestar social.”]

El consumo energético per se no es lo que contamina, sino la forma en que producimos la energía que utilizamos. Los procesos para la extracción de esa pequeña porción de exergía son poco eficientes y las transformaciones de energía causan un fuerte impacto en el ambiente.

Hoy día se culpa a los combustibles fósiles de estar generando un cambio climático global en el planeta, que hipotéticamente producirá grandes catástrofes naturales en las próximas décadas. Uno no puede dejar de ser suspicaz al considerar que dichos combustibles fósiles son extremadamente limitados y que no es posible controlar su consumo, a menos que los países opten voluntariamente evitar hacerlo. Sobre todo si tomamos en cuenta que los grandes consumidores son los que muestran mayor preocupación por tal situación pero se niegan reiteradamente a firmar los tratados internacionales asociados con la reducción de su uso y consumo.

Estoy convencido que las fuentes de energías disponibles actualmente son insuficientes para mantener el crecimiento y desarrollo de todos los seres humanos en el mediano plazo. Que debemos recurrir a las energías alternativas para garantizar nuestra supervivencia como especie, pero que además debemos comenzar a establecer acuerdos de equidad para la explotación de esos pocos recursos alternativos disponibles y viables.

¿Qué opinas acerca del desarrollo y consumo de energía? Espero tus comentarios…

(Visitado 228 veces, 2 visitas de hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *